Katovizate!

18.7.06

Summercase revisited

Bueno, pues ya está. Nuestro primer festival del verano a acabado, y con nota. A mí personalmente se me ha hecho un poco corto, y es que acostumbrados a las penurias, que se alargan días y días, de Benicássim, pues como que un festival de dos días, y durmiendo en casa, se queda pequeño.

EL VIERNES fue un día un tanto disperso: hasta que te centras, controlas las barras, los escenarios, los baños.. ¡se te va la noche!: comenzamos viendo a los Concretes, todos teníamos ganas de verlos y la verdad es que fue un poco que ni chicha ni limoná. Un montón de miembros tocando en el, claramente, escenario con peor sonido del festival. Pues como que aturullaba un poco.

Pero bueno, para eso estaba Neil Hannon! Divine Comedy dieron un conciertazo: un sonido perfecto, una voz impresionante, canciones estupendas y teatrales y jits de toda la vida. Francamente fue un maravilloso reencuentro con la banda. Y Neil está más guapo y sepsi que nunca, con su camisa floreada y su chaqueta de ¡¿pana?! ¡Pá estar guapo hay que sufrir!



Echamos un breve vistazo, desde la lejanía, del infiernismo-negrismo Happy Mondays. El realizador debía pensar que la negra es mas importante que Shaun Ryder, que apenas tenía protagonismo -en el hipotético caso de que fuera Shaun, porque francamente, con el gorro de ¡¿lana?! tapándole toda la cara, dudo mucho que fuera él! Y, como todos, fuimos tomando posiciones para ver al bueno de Bernard Summer. Fue un poco patético ver cómo se vaciaba el escenario de los Happys...

Y na, el concierto de New Order, para mi gusto, muy bien (dentro de su baremo, claro): hicieron dos partes, una rockera -francamente rollo, en la que Hook daba verdadero miedito: ¡parecía Richie Sambora!- y una electrónica buenísima donde el público se entregó por completo al bote ochentero de clásicos como Bizarre Love Triangle y, por supuesto, al ti ti ti ti ti ti ti del Blue Monday. Bernard, ¡con parka y jersey todo el concierto!, nos mató de risa con sus bailecitos de saca la pierna por el lado. ¡Qué gracioso y qué majo es!

El hambre pudo más que Primal Scream así que no los vi. Y ahora me arrepiento. Vimos un pelín de Chemical Bros., pero no nos acabó de convencer y nos fuimos a catar los beneficios de la cerveza.

Por alguna extraña razón que aún no comprendo, nos tragamos enteritos a los Razorlight que son una autética murguita. Con un cantante que se cree más guai que Robert Plant y, en general, un grupo que se cree que va a salvar la música, cuando en realidad no aportan ná de ná.

EL SÁBADO nos dejamos de chorradas y fuimos directamente al temita: a ver a Belle and Sebastian, que dieron, para todo Kato, el mejor concierto del festival. Yo no los había visto hace años (¿el 99?) y entonces era un rollo sobre el escenario. Pero el sábado consiguieron alegrar, emocionar y hacer soñar a todo el público. Stuart Murdoch estaba bordado, con una energía y un cachondeo que hizo las delicias del personal.

Por cierto que de refilón oímos a Adam Green, con una melopea de campeonato y un rollo también muy teatral con muy buena pinta. Tengo que descubrirlo.

Los Cardigans sonaban muy bien pero me parecen un rollo, así que después del Rise & Shine me fui a Sigur Rós. Otro rollazo, por supuesto, pero de otra índole (claro, al diablo se le ocurre...)!

Daft Punk fue para casi todos el mejor concierto del festival: otra cosa no, pero potentes estaban un rato. La horterísima escenografía (digna del peor Jean Michael Jarre) nos tenía a todos absorbidos con el juego de luces y beats. Por cierto que si ese triángulo descomunal con la pareja dentro no es la dignificación del dj, que venga dios y lo vea.



Divisón de la pandi para ver a los pesaos de Massive Attack o a los Mäximo Park. Yo ni a lo uno ni a lo otro: me quedé en la barra, pero -por lo visto- ambos estuvieron muy bien (en sus respectivos sonidos).

Y na, para acabar un poco del tío Fat que nunca defrauda. Con unos visuales cutres como ellos solos, pero un ritmo y un jaleo estupendo. Además, a esa hora ya siempre hay sitio para bailar a gusto, así que disfrutamos de lo lindo con sus clásicos y la brisa de la noche.

Como siempre ocurre en estas cosas, la carpa bailonga (con Amable) fue un éxito clamoroso. Sí, a todos nos gustan los conciertos, pero donde esté una sesión de jits encadenados que se quite lo demás. Para las 6 nos echaron a la **** calle, quedándonos con ganas de más.

Definitivamente, ¡El año que viene más y mejor! Que da gusto esto de un festival en casa y con un cartel tan de lujo. Adiós para siempre al campo de concentración fib!

Etiquetas:

9 Comentarios:

  • jajaja que guay como nos lo pasamos!!! mira que peros en ese infiernito llamado razorlight solo se os ocurre a vosotros...por cierto el concierto de massive attack junto a mario fue la rision!!! y ya sabes que discreto totalmente con el modelito de neil Hannon, que horror, que calor y cuanto estanpado en su camisa...eso si es mas majo que un sol!!!

    By Blogger Mr Grieves, at 6:25 p. m.  

  • Es un solete! Me encantó lo de que se disculpara ante la chica a la que había llamado bitch haciendo sus teatros en una canción!

    Vuelvo a ser suuuuper fan!

    By Blogger meri, at 6:38 p. m.  

  • lastima que el concierto fuera tan pronto!!! imagino que de noche hubiera molado mucho más...

    By Blogger Mr Grieves, at 6:44 p. m.  

  • Sparks fue lo mejor del festival. No sé si alegrarme o apenarme por la poca (aunque reverente) afluencia...

    By Anonymous Anónimo, at 9:59 a. m.  

  • Divine Comedy bien como siempre, Starsailor menos los dos temas que me gustan un toston, Happy Mondays una caricatura, New Order me gustaron bastante pero con Blue Mondey la jodieron, como pudieron hacer que ese temazo sonara tan bluff.

    By Blogger alt124, at 10:24 a. m.  

  • Pues ahí van mis impresiones:

    Con todo el dolor de mi corazón, me quedé sin ver a The Feeling, que de fondo, sonaban fenomenal. Sewn me parece un single buenísimo, así que tendré que descubrir el disco.

    Corroboro todo lo dicho por Meri con Divine Comedy, aunque yo me perdí el final por echar un vistazo a los Starsailor, que a mí ni pichí pichá. Desde luego fue un placer escucharles un ratito: sonaban muy bien, las canciones eran muy pegadizas y el vocalista estaba como un queso.

    Después de cenar, todo fue un poco bajón: New Order me parecieron flojos -todo sonaba bajísimo-, los Chemical un amago de Safri Duo y Razorlight un auténtico coñazo. Meri: fuimos a verlos porque una amiga de Rodri nos lo propuso. Pero, vamos que yo a la tercera canción estaba más al juego del flisflis de agua que a otra cosa.

    El sábado fue el mejor día: supergrupos, supercanciones, supersonido y todo el rato subidón. Hasta que las piernas me comenzaron a fallar con Amable. Belle And Sebastian dieron el mejor concierto del festival. The Cardigans estuvieron muy bien también, aunque no sea muy fan porque todas las canciones son un poco rollete. Daft Punk, la bomba, una pena no poder verlo entero. One More Time fue el gran momento del summercase. Les siguieron Massive Attack, que nos ofrecieron un bis y todo con Mezzanine para finalizar. Y encima no faltó nadie: Daddy G, Liz Frasier, Horace Andy... Y 3D monísimo. A mí Fatboy me decepcionó un poco, pero me lo pasé guay también. Y Amable como siempre, muy acertado. Pero es que aquí estaba ya muerto!

    Hecho polvo me quedé, pero feliz como una perdiz. Lo peor de todo el festival (que en general aprueba con nota): los pedruscos del suelo. Se creen que somos cabras montesas o qué???

    By Blogger Mario, at 5:21 p. m.  

  • Pues sí! el flisflis ayudó mucho, pero no lo fuficiente con Razorlight!!!!!!

    Jajajaja!! cabras montesas!!!

    By Blogger meri, at 5:55 p. m.  

  • By Anonymous Anónimo, at 4:09 a. m.  

  • Cool blog, interesting information... Keep it UP » »

    By Anonymous Anónimo, at 8:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home